miércoles, agosto 23, 2006

La Importancia del Deporte

Es impactante ver como el deporte está siendo utilizado por distintas organizaciones internacionales para alcanzar metas de desarrollo y salud.

En la recién finalizada Conferencia Internacional sobre SIDA, un panel de expertos analizó en detalle cómo el deporte puede servir de herramienta para la distribución de mensajes de prevención y para luchar contra el estigma y la discriminación. Los panelistas concluyeron que los deportistas, a diferencia de los líderes políticos y religiosos, poseen un alto grado de credibilidad y admiración, especialmente entre los más jóvenes.

En el Mundial de Fútbol en Alemania vimos como la FIFA insistió antes de cada juego con su mensaje en contra del racismo. Es la primera vez que una asociación deportiva adopta un mensaje altamente político con el fin de ayudar a eliminar una plaga que está poniendo en peligro nuestra propia existencia.

Un informe de las Naciones Unidas denominado “Deporte, Desarrollo y Paz” invita a todos los países y empresas privadas a invertir mayores recursos con el fin de utilizar al deporte como fuente de mensajes sociales y movilización comunitaria. El problema con el informe de las Naciones Unidas es la falta de claridad en cuanto a lo que debe entenderse por deporte. El Dr. Rafael Chavero ha tratado ese tema llegando a la conclusión que el deporte implica la combinación de una actividad física y una serie de normas que la regulan. El salir a la calle a lanzar una pelota de goma en contra de una pared no encajaría dentro del concepto de deporte del Dr. Chavero, aún cuando si pareciera incluirse entre las actividades deportivas que consagra el documento de las Naciones Unidas.

Los programas de Gerencia Deportiva en los Estados Unidos contienen una materia obligatoria que analiza el impacto social del deporte. La finalidad de esa clase es entender que el deporte es un reflejo de nuestras comunidades, perjuicios y realidades.

El impacto del deporte incluso está siendo utilizado por el mundo corporativo. Algunas empresas diseñan campañas publicitarias donde asocian sus marcas con algún evento deportivo o deportista con el fin de subir la aceptación y valor de sus productos.

En fin, el deporte ha dejado de ser sólo una actividad física para convertirse en una alternativa importante para el desarrollo y educación de comunidades enteras. Lamentablemente, en nuestro país ninguna de las principales universidades ofrecen programas de pregrado o postgrado donde se analice la evolución del deporte y se prepare a las nuevas generaciones de Gerentes Deportivos. Mientras sigamos tratando al deporte en general como una extensión de los programas de educación física estaremos dejando de sacar el provecho que otros países y organizaciones están consiguiendo.

Para comunicarse conmigo pueden escribir a: gerenciadeportiva@gmail.com o ver el blog: www.gerenciadeportiva.blogspot.com

miércoles, agosto 09, 2006

Antidopaje II

Cinco nuevas suspensiones, por violación del Programa de Prevención y Tratamiento de Drogas de la Liga de Verano-Venezuela (PPTDVV), se anunciaron recientemente. Los nuevos afectados son Edison Barrios, Juan Casas, Álvaro Diaz, Jesús Granado y Alfredo Reyes.

Tengo en mis manos una copia del paquete informativo que fue entregado a los jugadores de la Liga de Verano, y a todos los scouts, el 12 de mayo de este mismo año. En ese material se destaca una sección denominada “Política de Drogas para la Liga Profesional de Béisbol 2006”, escrita por Larry Westreich, asesor de la Oficina del Comisionado en relación al Abuso de Drogas. Por Liga Profesional de Béisbol debe entenderse solamente la Liga de Verano.

La política de las Grandes Ligas para Venezuela, explicada por Dr. Wesitrich, presenta graves fallas.

La semana pasada explicábamos que el Programa de Prevención y Tratamiento de Drogas de las Ligas Menores en Norteamérica consagra un proceso de apelación para los jugadores que resulten positivos en las pruebas antidopaje.

De acuerdo con la presentación de Dr. Wesitrich, los jugadores de la Liga de Verano en Venezuela, que también forma parte del sistema de ligas menores, no tienen derecho a apelar los resultados debido a un concepto inédito denominado "política de responsabilidad terminante”, que sencillamente ignora el más básico derecho a la defensa, no sólo consagrado en nuestra legislación sino en los más importantes tratados internacionales. En otras palabras, las Grandes Ligas han decidido crear un programa de control antidopaje a ser ejecutado en Venezuela sin respetar, en lo más mínimo, lo establecido en nuestras leyes.

Adicionalmente, uno se pregunta si al suspender a unos jugadores que fueron firmados, desarrollan sus labores y reciben el pago en Venezuela, por un período de 50 juegos sin paga no se estaría violando el Decreto de Inamovilidad Laboral que expresa que: “Los trabajadores amparados por la
Inamovilidad laboral especial no podrán ser despedidos, desmejorados, ni
trasladados, sin justa causa, calificada previamente por el Inspector del Trabajo de la Jurisdicción”. Reconocemos que consumir esteroides debe ser considerado una causa justa pero: ¿Iniciaron los equipos de Grandes Ligas el proceso de calificación que establece el Decreto?

El limbo legal en el que laboran las organizaciones de Grandes Ligas en nuestro país debe resolverse. No es raro conseguir a personas que luego de trabajar en las academias o en la Liga de Verano por muchos años son despedidos sin recibir los beneficios consagrados en la Ley del Trabajo. Ahora nos conseguimos con el caso de unos jugadores que son suspendidos sin paga – violando nuestra legislación- y sin poder ejercer su derecho a la defensa, algo que las Grandes Ligas si concede a los jugadores de ligas menores en Norteamérica.

Para comunicarse conmigo pueden escribir a: gerenciadeportiva@gmail.com o ver el blog: www.gerenciadeportiva.blogspot.com

miércoles, agosto 02, 2006

Antidopaje

Hace pocos días las Grandes Ligas anunciaron la suspensión, por 50 juegos, de Carlos Fajardo (Cincinnati), Alfredo Martín (Minnesota), Jonathan Requena (Minnesota) y Richard Rodríguez (Toronto) por haber violado el Programa de Prevención y Tratamiento de Drogas de la Liga de Verano-Venezuela (PPTDVV). Esta es la primera vez que tal organización implementa pruebas antidoping en nuestro país, dejando muchas preguntas por contestar.

El PPTDVV es una versión incompleta del programa que existe para las Ligas Menores en Norteamérica, a pesar las ligas de verano de Venezuela y República Dominicana también forman parte del sistema de Liga Menores. No existe ninguna razón válida por la cual las Grandes Ligas tengan un programa distinto para Latinoamérica del que ya tenían diseñado para los Estados Unidos y Canadá, aún cuando tal dualidad si tiene una amplia tradición histórica.

El Programa de Prevención y Tratamiento de Drogas de Ligas Menores en Norteamérica le da 48 horas a los peloteros que salgan positivos en la prueba antidoping, desde el momento en que son notificados formalmente por el equipo, para apelar la suspensión.

Las apelaciones pueden fundamentarse en tres aspectos: a) que el jugador sospeche que existe un problema con el manejo de la muestra recolectada que haya generado un error del resultado; b) que el jugador sospeche que el laboratorio no procesó debidamente la prueba recolectada; y, c) que el jugador tenga una excusa terapéutica.

El anuncio de prensa de la suspensión ocurre una vez transcurrido el periodo de 48 horas sin que haya una apelación o si ésta es declarada sin lugar.

El caso de los jugadores venezolanos genera las siguientes preguntas: ¿Por qué fueron suspendidos? (indicación de la sustancia en específico), ¿Cuándo fueron notificados formalmente?, ¿Qué tipo de información se les envió con la notificación de la suspensión?, ¿Se les dio la oportunidad de apelar la suspensión? ¿Qué saben los jugadores en cuanto a la recolección y administración de las muestras?

De nada vale que el Comisionado de las Grandes Ligas para el Caribe de una charla en el Centro Comercial Sambil, para informar sobre la realización de las pruebas, algo que sucedió hace unos meses, si en la práctica se les niega las más mínimas protecciones a los jugadores que dan sus primeros pasos en la liga de verano de nuestro país. Por ejemplo, en el caso de un pelotero en específico con quien hemos podido conversar, la notificación de la suspensión por parte del equipo ocurrió el mismo día en que se publicó la nota de prensa, la cual fue emanada de Nueva York. Ahora bien, en caso que se haya cometido un error con este prospecto, algo que es bastante común, ¿Cómo se borra el impacto de una nota de prensa que ha recorrido el mundo y en la que no sólo se le acusa sino que se le declara culpable?

Para comunicarse conmigo pueden escribir a: gerenciadeportiva@gmail.com o ver el blog: www.gerenciadeportiva.blogspot.com

miércoles, julio 26, 2006

Brand

Unos de los conceptos más analizados en cualquier programa de Gerencia Deportiva en los Estados Unidos es el de “brand”. Por “brand” se entiende todos los sentimientos y las emociones que producen una determinada marca. Mientras más sentimientos y emociones positivas generen, la marca tiene más valor. Por ejemplo, cuando vemos un carro BMW pensamos en lujo, calidad y seguridad. Cuando necesitamos comprar un televisor generalmente buscamos productos Sony, independientemente de su precio, ya que asociamos calidad, garantía e innovación con tal marca.

A los productos comerciales que no producen ningún sentimiento o emoción se les conoce como articulos substituibles. Por ejemplo, comprar un cuero para secar el carro no genera las mismas incertidumbres que comprar una caja de cerveza y siempre tendemos a buscar lo más económico.

Las empresas siempre deben tratar de consolidar su brand y no diluirlo. Si la BMW decidiera sacar una línea de franelas de baja calidad estaría afectando la imagen general de la marca, y por consiguiente su brand, aún cuando tal decisión pudiera traerle ingresos adicionales a corto plazo.

El concepto de brand también ha venido siendo utilizado en el deporte, aún cuando algunas ligas profesionales y equipos siguen sin entender la importancia de hacerlo.

Muchos dueños y gerentes generales de equipos profesionales sienten que su labor consiste sólo en estructurar la mejor alineación posible y se olvidan que la relación fanático-equipo es mucho más compleja. Es cierto que un equipo ganador termina llenando las gradas, pero el depender de eso es un error imperdonable en el deporte profesional, ya que se ganan tanto juegos como se pierden, sobre todo en el béisbol.

También es un error pensar que los fanáticos asistirán a los juegos sólo para disfrutar del espectáculo deportivo, aún cuando su equipo preferido sea un eterno perdedor.

Para maximizar las potenciales ganancias que puedan generar los fanáticos, no sólo en el estadio sino como consumidores en general, se debe presentar un producto tanto en el terreno de juego como fuera de él que llenen sus expectativas y pasión. El brand ayuda a entender precisamente eso, qué busca el cliente (fanático) cuando asiste al estadio, cuando compra una gorra, cuando escucha el juego por radio, o cuando se queda en su casa organizando una parrilla para ver el partido.

Si entendemos las emociones que genera nuestro producto (equipo-liga) en los clientes (fanáticos) es mucho mas fácil estructurar una estrategia que ayude a consolidar lo positivo y atacar lo negativo.

El caso del béisbol profesional venezolano es interesante de analizar y necesitaríamos mucho más espacio para hacerlo. ¿Cuál es el brand de nuestra pelota? ¿Es nuestro béisbol un espectáculo familiar? ¿Qué busca el fanático cuando asiste a un juego?

Para comunicarse conmigo pueden escribir a: gerenciadeportiva@gmail.com o ver el blog: www.gerenciadeportiva.blogspot.com

miércoles, julio 19, 2006

Félix “El Fenómeno” Hernández

Al llegar a la sede de los Azulejos de Toronto, el Rogers Center, alrededor de la 3:30 de la tarde, me encontré a Carlos García en el terreno de juego, con un “fungo” en el hombro y dándole instrucciones a José Celestino López en la segunda. A falta de un infielder que los ayudara tan temprano, pusieron a Félix “El Fenómeno” Hernández en la inicial. Luego de media hora de roletazos se tomaron un descanso, lo que aproveché para hablar con el lanzador.

Para iniciar la entrevista le pregunté al derecho acerca de las diferencias entre la temporada impresionante del 2005 y una primera mitad del 2006 un poco irregular. Félix inmediatamente le envió un saludo a todos los venezolanos y me comentó que, efectivamente, en las primeras aperturas no se sintió cómodo con la recta ya que le costaba controlarla, por lo que decidió depender más de su curva y cambio, lo que le ocasionó ciertos problemas. Hernández agregó: “Trabajé muy duro en el bullpen para retomar la confianza, y en los últimos juegos he podido utilizar más la recta, lo que me ha permitido mejorar los números. Ahora estoy listo para la segunda mitad”.

Le comente que los Marineros han sido bastante celosos con su carrera, al negarle el permiso para lanzar tanto con los Cardenales de Lara como con la selección Venezolana que nos representó en el Mundial del Béisbol. “El Fenómeno” me dijo que Seattle le ha indicado que él tiene un limite de innings por año, debido a su corta edad y al gran número de lanzadores con problemas en el brazo debido al exceso de trabajo, y que en la organización prefieren que lance esas entradas en las mayores.

Félix también agregó que no le costó nada el proceso de adaptación al béisbol profesional aún cuando los Marineros lo firmaron a los 16 años. “La verdad es que yo salté de lanzar rectas a los 15 en Venezuela a lanzar rectas a los 16 en los Estados Unidos” indicó. Le comenté que la guía de medios de Seattle dice que él lanzó algunas entradas en la liga de verano en Venezuela, pero Félix me reitero que eso era un error, que su primera temporada en el béisbol profesional fue en Clase A. “Yo confío en mis habilidades y trato de trabajar duro para mejorar cada día más”, terminó de comentarme el derecho.

Al terminar la entrevista, regresó al terreno de juego a seguir ayudando a García y López.

Es importante ver cómo algunos jugadores venezolanos, aún cuando tienen el puesto asegurado o ya son figuras consolidadas, siguen demostrando esa disciplina que hace falta para mantenerse en las mayores. El caso que yo siempre cito es el de Endy Chávez a quien hace un par de semanas vi lanzarse de cabeza para agarrar un elevado….en una practica de bateo! A Félix Hernández lo note igualmente preocupado tratando de encontrar esa formula mágica que lo ayude a convertirse en uno de los lanzadores más dominantes en los próximos años.

Para comunicarse conmigo pueden escribir a: gerenciadeportiva@gmail.com o ver el blog: www.gerenciadeportiva.blogspot.com

viernes, junio 30, 2006

Omar Minaya

La labor realizada por Omar Minaya en la Gerencia General de los Mets de Nueva York está dando frutos. El dominicano no sólo ha sido responsable de la contratación de jugadores como Carlos Delgado, Pedro Martínez y Carlos Beltrán, sino además le ha abierto las puertas a personas como Tony Bernazard y Rafael Pérez, quienes dejaron sus cargos en la Asociación de Peloteros de las Grandes Ligas y en la Oficina del Comisionado, respectivamente, para incorporarse a esa organización en cargos gerenciales. Sin embargo, el alto número de personal latino, dentro y fuera del terreno de juego, ha levantado fuerte críticas.

Muchas voces importantes en el mundo de las Grandes Ligas han comentado públicamente y entre telones, que lo que está haciendo Minaya es irresponsable, ya que no se puede usar ese tipo de cargos para favorecer a personas de una determinada raza o país de origen. Particularmente pienso que quienes han venido criticando al único Gerente General latinoamericano, en ese aspecto, sufren de amnesia colectiva.

Es cierto que el béisbol ha sido tradicionalmente un deporte con problemas raciales y que los primeros latinos y negros que incursionaron en el mundo de las mayores eran vistos y tratados como personas que les estaban quitando “la comida” a los jugadores americanos blancos. Sin embargo, la realidad es que hoy en día mas del 40% de los jugadores en el terreno de juego son latinos (28.7%), negros (8.5%) y asiáticos (2.5%).

Lamentablemente, esa alta presencia de jugadores negros y foráneos en el terreno no ha traspasado las líneas de cal. Un estudio realizado por la Universidad de Central-Florida refleja lo siguiente:

-Arturo Moreno es el único dueño de equipo que no es blanco.
-Minaya y Ken Williams son los únicos Gerentes Generales que no son blancos.
-Todos los Presidentes y el 88% de los vicepresidentes de los equipos de las mayores son blancos.
-El 85% del personal administrativo y el 90% de la administración de los equipos está en manos de blancos.
-El 93% del personal médico es blanco.
-El 80% de los anunciantes y trabajadores de medios de comunicación son blancos.

Al ver esas cifras tenemos que llegar a la conclusión que no es precisamente Omar Minaya el único que ha utilizado un cargo para ofrecerles oportunidades a personas de una determinada raza. La ironía es que quienes levantan la voz en contra del dominicano no dicen nada de las políticas discriminatorias que evidentemente existen en el resto de los equipos y que afectan a las distintas minorías, tal vez porque muchos de ellos han sido favorecidos por tales prácticas.

Minaya ha logrado lo que otros peloteros y ex peloteros latinos no han podido lograr. De nada vale estar en una posición de poder si no se utiliza para tenderle una mano a quienes tradicionalmente han sido relegados a un segundo plano.

Para comunicarse conmigo pueden escribir a: gerenciadeportiva@gmail.com o ver el blog: www.gerenciadeportiva.blogspot.com

miércoles, junio 21, 2006

Alfonzo

El béisbol es un deporte impredecible. Las estrellas de ayer son relegadas a la banca muchas veces sin explicaciones. Las estrellas de hoy sienten que nada puede detenerlos y que siempre estarán en la cima, hasta que se convierten en las estrellas de ayer.

Los pocos días que pasó Edgardo Alfonzo con los Azulejos de Toronto parecieran indicar que su futuro en las Grandes Ligas está en tres y dos. El venezolano me comentó en más de una ocasión que a pesar de que el mismo había solicitado un cambio a los Gigantes de San Francisco, la transacción que lo llevó al equipo de Anaheim le trajo sólo consecuencias negativas.

Según Alfonzo, Anaheim le prometió que iba a compartir la tercera con Dallas McPherson, pero insistieron en que le darían muchas oportunidades para jugar. “Al final, lo menos que hice fue salir al terreno. Ahora siento que Anaheim no cumplió con lo que me había ofrecido” me reiteró Edgardo con la calma que lo caracteriza.

Otro aspecto que lo afectó fue el proceso de adaptación de ser regular a salir de la banca. “Definitivamente que me pegó ya que no estaba acostumbrado a eso, cuando juegas a diario agarras mas turnos y ves más lanzamientos. La verdad es que por más que uno entrene, es necesario enfrentar frecuentemente a los lanzadores para tomar el ritmo necesario y mejorar la mecánica. Incluso practiqué en la primera base para ver si me podían utilizar allí pero al final ni eso se dio” me comentó el venezolano.

Luego que Anaheim lo dejara libre, los Azulejos le dan una nueva oportunidad. En teoría parecía que la unión Alfonzo-Toronto era ideal. El equipo necesitaba jugador del cuadro con experiencia que además fuera un bate oportuno. El jugador necesitaba por lo menos un par de semanas de juego continuo para retomar el ritmo. Aún cuando ambas partes cumplieron, el venezolano se encontró sin equipo por segunda vez en un mes.

El manager de los Azulejos comentó que aunque el mismo había recomendado la firma de Edgardo, tenía que admitir que no era el mismo jugador que vio cuando estaba con la organización de los Mets de Nueva York. “Está mas lento y no podemos permitirnos esperar por él”, declaró el dirigente a la prensa canadiense momentos después de haberlo dejado libre.

Bill James, una de las mentes más brillantes en el béisbol, escribió que dos signos importantes para determinar la pérdida de habilidades de un jugador son la disminución del poder y el incremento de boletos recibidos. En los pocos días que estuvo Edgardo con Toronto, estos dos síntomas se notaron claramente, por lo que dudaría en pronosticar que algún otro equipo termine contratando al venezolano.

Lo cierto es que Edgardo Alfonzo debe decidir pronto que hará con su futuro, si persiste en conseguir otra oportunidad en las mayores o anuncia su retiro. En cualquier caso su legado quedará para siempre.

Para comunicarse conmigo pueden escribir a: gerenciadeportiva@gmail.com o ver el blog: www.gerenciadeportiva.blogspot.com

miércoles, junio 07, 2006

Chacín

Gustavo Chacín ha trascendido el béisbol de las Grandes Ligas para colocar su nombre al lado de Gucci, Channel, Jennifer López y David Beckham.

Todo empezó al final de la temporada pasada, como consecuencia de una aparición del venezolano en la radio AM590 de la ciudad de Toronto. La entrevista se inició como cualquier otra con preguntas sobre su actuación en la lomita; sin embargo en medio de la conversación el locutor de turno comenzó a utilizar repetidamente el apellido del zurdo hasta llegar a la conclusión que sería ideal sacar una colonia y bautizarla ‘Chacín’. Los teléfonos de la emisora radial no pararon de sonar luego del anuncio, incluyendo cientos de personas ordenando pedidos por adelantado del novel producto.

En los entrenamientos primaverales y para sorpresa de Gustavo, todo terminó de concretarse. Chacín, la fragancia, pasó de ser un sueño a una realidad.

Luego de muchas negociaciones y debido al fracaso de las primeras muestras, al maracucho no le quedo otro remedio que presentarse en el laboratorio y probar fórmula tras fórmula, hasta encontrar ese aroma que verdaderamente pudiera reflejar su personalidad dentro y fuera del terreno de juego. La fragancia fue finalmente captada luego de varios intentos. Las fotos del venezolano con una bata blanca, concentrado y con cientos de frascos a su alrededor fueron publicadas en los periódicos canadienses más importantes.

El lanzamiento oficial se hará el 10 de junio en el Rogers Center, donde se entregará una muestras gratis a los primeros diez mil fanáticos que asistan al juego. El lanzador se ha comprometido a donar el dinero producido por las ventas de Chacín, la fragancia, a una fundación que tienen los Azulejos.

Para darle un empuje adicional al producto se ha venido transmitiendo en los principales canales deportivos en Canadá y en la pantalla gigante del Rogers Center una propaganda que mezcla tomas del Salto Ángel y de la cuidad de Toronto, con una reseña que dice: “Desde lo más oculto de Venezuela, llega a Toronto…..Chacin” (momento en el cual aparece el maracucho con sus lentes oscuros y una muestra de la colonia en sus manos)

Gustavo no sólo se ha convertido en uno de los lanzadores más ganadores en las mayores en la dos últimas temporadas, además de haber sido el primer pelotero en la historia en llevarse dos veces el premio al lanzador novato del mes, sino además ha logrado conquistar espacios reservados sólo a los grandes de Hollywood o del mundo deportivo gracias a su personalidad y carisma. Aún cuando es un proyecto más basado en el humor que en los planes de algún agente desesperado por sacarle provecho económico a la vida útil de su representado, Chacin, la fragancia, representa un paso nunca antes dado por algún deportista de nuestro país.

Para comunicarse conmigo pueden escribir a: gerenciadeportiva@gmail.com o ver el blog: www.gerenciadeportiva.blogspot.com

martes, mayo 30, 2006

Fantasy


Las ligas de fantasía o fantasy games han evolucionado de manera impresionante desde que un grupo de periodistas dieron los primeros pasos en un restaurante llamado La Rotisserie Francaise en 1990. Se estima que más de 15 millones de personas en los Estados Unidos participan en ligas de béisbol de fantasía e invierten aproximadamente unos 9 mil millones de dólares al año en ese negocio.

Existen distintos tipos de fantasy games de béisbol, pero el más popular consiste en la creación de una liga con un número de equipos que puede variar de 8 hasta 16. Cada equipo selecciona un roster con sus jugadores preferidos y dependiendo de sus estadísticas reales se van acumulando puntos durante la temporada. Generalmente, las categorías más utilizados por las ligas son las carreras anotadas, empujadas, jonrones, promedio al bate y bases robadas, para la ofensiva, y ganados, perdidos, salvados, efectividad y ponchado, para los lanzadores. El campeón de la liga es quien al final del año gane la mayor cantidad de renglones.

El negocio de las ligas de fantasía es bastante interesante de analizar. En primer lugar, es importante tener en cuenta que la Asociación de Peloteros de las Grandes Ligas tiene los derechos sobre la imagen y nombre de los peloteros de las mayores. Lo que quiere decir que cualquier negocio, como los fantasy games, que involucre el uso de fotografías, nombres o estadísticas de algún jugador necesita un permiso o licencia de ese sindicato.

En el 2005, la Asociación de Peloteros le vendió por 5 años los derechos de imagen de sus representados a la división de medios avanzados de las Grandes Ligas por 50 millones de dólares.

Lo interesante de esa transacción es que una decisión judicial en los Estados Unidos en 1997, la NBA contra Motorola/Stats, estableció que nadie puede tener derechos exclusivos sobre estadísticas que están en el dominio público. Esto significa que si ESPN decide sacar una liga de fantasía sin el permiso de las Grandes Ligas, utilizando los números que recolectan día a día, es muy probable que salgan victoriosos en caso de que sean demandados por operar un negocio que involucra a los peloteros de las mayores sin la licencia respectiva.

Hasta ahora sólo se ha presentado una demanda, por parte de una empresa llamada CBC, para determinar la titularidad legal de las estadísticas de los jugadores. Las Grandes Ligas han tomado la sabia decisión de no monopolizar los fantasy games como habían amenazado en alguna oportunidad, y tal como lo hacen la UEFA y la FIFA.

Por otro lado, la mayoría de las compañías que deciden invertir en ese tipo de negocios prefiere tener el visto bueno y aprobación de las Grandes Ligas a iniciar una lucha por una aclaratoria legal, como CBC, que muy posiblemente termine saliendo mucho más costosa que adquirir las respectivas autorizaciones.

Para comunicarse conmigo pueden escribir a: gerenciadeportiva@gmail.com o ver el blog: www.gerenciadeportiva.blogspot.com

miércoles, mayo 24, 2006

Sacrificios

La estrategia del béisbol ha cambiado drásticamente en lo últimos años. El famoso y tradicional “librito”, nunca escrito por cierto, nos indica una serie de situaciones en que debe tocarse la bola para aumentar las posibilidades de anotar en la entrada. Sin embargo, ésto no es lo que sucede usualmente en las mayores. Hoy analizaremos algunas razones que explican éste cambio de mentalidad.

El aclamado libro Moneyball hace un estudio de las estadísticas del béisbol y llega a la conclusión que no debemos darle mucha importancia a renglones como promedio al bate y empujadas. Para Michael Lewis, autor de la obra, lo que verdaderamente refleja el valor de un jugador son los porcentajes de embasarse y de slugging. El porcentaje de embasarse nos indica la forma cómo un jugador evita ser sacado out, mientras que el slugging refleja el poder y la producción de un pelotero sin tomar en cuenta las empujadas, que para muchos expertos es un aspecto circunstancial del juego.

La teoría de Moneyball, que refleja lo que ya han venido diciendo por décadas un grupo de matemáticos y estadísticos especializados en los numeritos del béisbol conocidos como sabermétricos, se basa en considerar a los 27 outs como el aspecto fundamental del juego de pelota. Esto significa que cada vez que un jugador entrega un out, el equipo disminuye en un 1/27 su posibilidad de ganar en caso de encontrase abajo en el marcador. Un toque de sacrificio es una forma de regalar un out y la realidad es que, en muchos casos, no aumenta la probabilidad de anotar.

Buck Showalter con 11, Ferry Francona con 21 y Ken Macha con 29, son los managers que ordenaron menos toques de sacrificio en el 2005. Aún cuando todos ellos estén en la Liga Americana, donde la presencia del bateador designado cambia completamente la estrategia del juego, el hecho que un equipo de las mayores se haya sacrificado por esa vía sólo 11 veces en 162 juegos refleja claramente ésta nueva tendencia a no regalar outs. Para tener una idea mas clara de la importancia de esas cifras podemos agregar que Frank Robinson ordenó 120 toques de sacrificio en el 2005.

El libro Béisbol entre Números, editado por Jonah Keri, indica que, de acuerdo con unas formulas y proyecciones sabermétricas, los Yankees dejaron de anotar unas 8 carreras al permitir que Derek Jeter se sacrificara 23 veces en el 2004.

La pelota caribe es una estrategia que contradice completamente lo indicado por Moneyball y los sabermétricos, al darle más peso a los sacrificios y a la agresividad en las bases, otro aspecto fuertemente criticado por los expertos en números. Uno de los representantes de la pelota caribe en las Grandes Ligas es nuestro Oswaldo Guillen quien, a pesar de ser el manager que regaló más outs en la Liga Americana al ordenar 68 toques en el 2005, terminó llevándose el campeonato.

Para comunicarse conmigo pueden escribir a: gerenciadeportiva@gmail.com o ver el blog: www.gerenciadeportiva.blogspot.com

martes, mayo 16, 2006

Ingresos


Uno de los temas más interesantes de la economía deportiva es el análisis de los ingresos locales y nacionales de los equipos de las Grandes Ligas.

Esta semana nos enfocaremos en los ingresos locales y vale la pena aclara que esa determinación es compleja ya la mayoría de los equipos son parte de conglomerados, como Time Warner (Bravos de Atlanta) o Anheuser-Bush (Cardenales San Luis), lo que genera una serie de problemas técnicos. Sin embargo, la utilización de fórmulas y lo indicado por algunas investigaciones nos ayuda a tener una idea mas clara.

Los principales ingresos locales son:

Entradas: En el 2004, los Yankees vendieron 3.7 millones de entradas a un promedio de $27, para un ingreso total de 103 millones de dólares. Ese mismo año, los Nacionales, que en ese momento eran los Expos, recibieron 8 millones de dólares por la venta de 750.000 tickets a un promedio de10 dólares.

Televisión local y radio: Los Yankees recibieron 60 millones de dólares de sus estaciones locales de televisión y radio en el 2004. Los Nacionales no recibieron ningún ingreso por ese renglón.

Concesiones: la venta de alimentos y bebidas en el estadio se considera como un factor multiplicador de los ingresos por entradas. Lo que normalmente se utiliza es una fórmula empleada por las distintas ligas profesionales y el mundo del entretenimiento. Dicha fórmula indica que los fanáticos gastan cerca del 30% del valor de la entrada en las concesiones. Es decir que los Yankees recibieron unos 30 millones (30% de 103) de dólares en el 2004 mientras que los Nacionales han debido obtener unos $225.000.

Suites de Lujos: Este es un ingreso adicional a las entradas debido a su costo y a que generalmente son adquiridas por compañías. Hay un promedio de 77 suites de lujo por estadio, lo que genera un ingreso adicional de 10 millones de dólares por equipo.

Mercancía: Los equipos pueden vender mercancía oficial en el estadio y en un radio de 300 kilómetros alrededor del mismo, el resto lo maneja directamente las Grandes Ligas. Las ventas dentro del estadios son también consideraras como otro factor multiplicador de las entradas, en este caso un 8%. Esto daría unos $9 millones (9% de 103) en el caso de los Yankess y 80 mil dólares para los Nacionales.

Impuestos: Esto puede ser un ingreso o un gasto dependiendo del equipo. Los impuestos buscan lograr un equilibrio en la liga al pechar a los equipos con mayores ganancias y darles ese dinero a los más pobres. Los Yankees, en el ejemplo del 2004, tuvieron que pagar por impuestos un monto cercano al 30% de sus ganancias, mientras que los Nacionales recibieron un ingreso adicional. El problema con esta medida es que los dueños de los Nacionales, irónicamente las Grandes Ligas en el 2004, no tienen ningún tipo de obligación de invertir ese dinero proveniente de los impuestos en mejorar el equipo.

Para comunicarse conmigo pueden escribir a: gerenciadeportiva@gmail.com o ver el blog: www.gerenciadeportiva.blogspot.com

martes, mayo 09, 2006

Impuestos


La semana pasada mencionamos que Bud Selig decidió negociar con la Asociación de Peloteros, en el 2003, la incorporación de un impuesto a los ingresos locales y uno a las nóminas que sobrepasen un determinado monto, con el fin de mejorar el “balance competitivo” de la liga. También indicábamos que el concepto “balance competitivo” consiste en que debe existir cierta incertidumbre al inicio de cada temporada en relación a quien podría llevarse el campeonato, lo que mantiene vivas las esperanzas de los fanáticos y los patrocinantes,.

La finalidad del impuesto a los ingresos locales y a las nóminas es que los equipos con mayores ganancias distribuyan una parte de estas a equipos con menores entradas, logrando así un mejor equilibrio. El año pasado más de 300 millones de dólares fueron redistribuidos de los 14 equipos más ricos a los 16 con menores ingresos. Los Yankess dejaron una ganancia bruta de 354 millones en el 2005 y pagaron 77 millones por el impuesto a los ingresos locales y 34 millones por el impuesto a la nómina.

Es importante aclarar que muchas veces los equipos más ganadores en el terreno no son necesariamente los que producen mayores ganancias. Minnesota y Oakland, dos de las divisas más exitosas en las últimas temporadas, no han podido convertir esos triunfos en ganancias económicas. Esto se debe, en parte, a que juegan en mercados pequeños.

Por otro lado, hay una conexión más pronunciada entre los equipos que fracasan en el terreno y los que generan perdidas económicas, independientemente si se encuentran en mercados grandes. Toronto saltó -en sólo 10 años- de ser una de las novenas con mayores ganancias a una que produce pérdidas, gracias a la sequía de títulos que están viviendo.

Muchos expertos han criticado las características fundamentales del sistema actual, debido a que los impuestos terminan penalizando a los equipos más exitosos en atraer patrocinantes y a los que invierten más dinero en sus operaciones. Al mismo tiempo, no se mejora el balance de la liga, ya que los dueños que reciben dinero gracias a la redistribución no están obligados a invertir esos ingresos adicionales en sus equipos. Los críticos también alegan que en algunos casos es mejor tener un equipo perdedor en ciertos mercados pequeños, ya que el dinero recibido por la redistribución siempre será mayor a lo que éste pueda generar en ingresos en caso de ganar su división o la Serie Mundial.

Bud Selig cree en los impuestos, pero entiende que el dinero recibido por los dueños, gracias a la redistribución, debe destinarse a la mejora de sus equipos. La Asociación de Peloteros ha propuesto su eliminación ya que no han logrado sus objetivos e impiden que algunas divisas inviertan en salarios por miedo a pagar el impuesto a la nómina. Todo se resolverá en el nuevo Convenio Colectivo de Trabajo.

Para comunicarse conmigo pueden escribir a: gerenciadeportiva@gmail.com o ver el blog: www.gerenciadeportiva.blogspot.com

martes, mayo 02, 2006

Forbes


El último número de la revista “Forbes”, especializada en economía y finanzas, hace un avalúo de los equipos de las grandes ligas. Como era de esperarse, los Yankees de Nueva York aparecen liderando la lista al tener un valor potencial que sobrepasa los mil millones de dólares.

El equipo de George Steinbrenner dejó una ganancia final bruta de 354 millones de dólares en el 2005, a pesar de pagar 223 millones en salarios. De los ingresos principales obtenidos por los Yankees debemos destacar 62 millones por concepto de derechos de transmisión televisiva local y 49 millones provenientes de sus patrocinantes corporativos.

El resto de los 5 primeros lugares lo completan los Medias Rojas de Boston, con un valor de 617 millones, los Mets de Nueva York, 604 millones, los Dodgers de los Ángeles, 482 millones, y los Cachorros de Chicago, 448 millones. Los últimos 5 en la lista son los Cerveceros de Milwaukee, 235 millones, los Atléticos de Oakland, 234 millones, los Marlins de Florida, 226 millones, los Mellizos de Minesota, 216 millones, y las Mantarrayas de Tampa Bay, con un valor de 209 millones.

Lo más importante del artículo de “Forbes” no son las cifras en sí, sino el análisis que hace del sistema económico que afecta el funcionamiento y rentabilidad de los equipos de las mayores. Dicho sistema, que la misma revista denomina ‘socialista’, es la consecuencia de la puesta en práctica de algunas estrategias negociadas entre las Grandes Ligas y la Asociación de Peloteros en el 2003, establecidas en el último convenio colectivo de trabajo que expira este año, con el fin de mejorar el “balance competitivo” de la liga.

El concepto “balance competitivo” significa sencillamente que debe existir cierta incertidumbre al inicio de cada temporada en relación a quien podría llevarse el campeonato. Es decir, una liga donde un mismo equipo gane constantemente se considera sin balance. La incertidumbre es lo que mantiene vivas las esperanzas y expectativas de los fanáticos y patrocinantes, y lo que al final generara mayores ganancias.

Este sistema incluye un impuesto a los equipos, de un 20% hasta un 34%, sobre algunos ingresos en específico como entradas, derechos locales de transmisión y alquiler de las llamadas suites de lujo, y un impuesto a todas las nóminas que sobrepasen un determinado monto, que en el 2006 corresponde a los 136.5 millones.

La finalidad de esas dos medidas es que los equipos con mayores ingresos distribuyan parte de sus ganancias entre equipos con menores ingresos, logrando así equiparar fuerzas. Muchos economistas han criticado el sistema actual ya que pareciera que termina penalizando a los equipos más exitosos en atraer patrocinantes y a los que invierten más dinero en sus operaciones, pero éste tema lo tocaremos la semana que viene.

Para comunicarse conmigo pueden escribir a: gerenciadeportiva@gmail.com o ver el blog: www.gerenciadeportiva.blogspot.com

miércoles, abril 26, 2006

Juego de Sombras


El libro “Game of Shadows” (Juego de Sombras), escrito por los periodistas del diario San Francisco Chronicle, Mark Fainaru-Wanda y Lance Williams, describe de manera magistral como un pequeño laboratorio de productos nutricionales llamado BALCO, fundado por Víctor Conte, se transformó en el principal proveedor de estimulantes en el mundo del deporte. “Game of Shadows” ha generado tanta polémica, que el Comisionado del Béisbol de las Grandes Ligas, Bud Selig, decidió iniciar una investigación interna para fijar una posición oficial en cuanto al uso de esteroides y otras drogas por parte de algunos peloteros en las mayores.

El uso de estimulantes en el deporte no es nuevo. Existen evidencias en documentos históricos que indican que los atletas olímpicos en Grecia consumían, antes de los eventos, testículos de animales con el fin de aumentar sus niveles de testosterona. Sin embargo, Alemania del Este llevó la experimentación con ciertos medicamentos a otra dimensión, al punto que Heidi Kreiger, quien compitió en varias olimpiadas como lanzadora de bala en representación del extinto gobierno comunista, recibió tantos esteroides en los años 70 y 80 que terminó cambiándose de sexo para convertirse en Andrés Kreiger.

En los Estados Unidos también hay muchas evidencias sobre el uso de esteroides y drogas por parte de atletas olímpicos. Sin embargo, “Game of Shadows” alega que gracias a una conspiración bien orquestada se ha logrado ocultar la magnitud y los nombre de los medallistas que consumieron sustancias prohibidas para alcanzar tales logros. La crisis generada por BALCO confirmo que esos rumores, sobre todo los que rodeaban algunos atletas, tenían mucho de verdad.

Entre las sustancias elaboradas o distribuidas entre sus clientes por BALCO, tal como lo indica el libro, se encontraban: a) “La Crema”, un ungüento basado en testosterona que se frota directamente en la piel; b) “La Clara”, un líquido que contiene norboletona y que se pone en gotas debajo de la lengua; c) Insulina; d) Hormona del crecimiento humano (HGH); e) Erythropoietin (EPO), una droga que incrementa el consumo de oxigeno y que ayuda a los atletas a entrenar por más tiempo y a una mayor intensidad; y, f) Modafinil, una droga que es utilizada para tratar la epilepsia y que mantiene alerta a quien la recibe.

La función de BALCO y Víctor Conte no solo era el producir sustancias que ayudaran a transformar a un buen atleta en un súper atleta, sino además hacerlo de tal manera que el consumidor de las mismas pudiera pasar las pruebas antidopaje sin ningún tipo de problemas.

Mientras que la hormona del crecimiento humano (HGH) y la insulina son indetectables en las pruebas antidopaje, la norboletona, o mejor conocida como “La Clara”, era un esteroide desconocido ya que nunca había estado disponible públicamente. La función de “La Crema” era enmascarar otras sustancias prohibidas con la finalidad que no dieran positivas en los controles antidopaje.

Es por ello que la inocencia de un atleta no debe basarse solamente en el hecho que nunca ha salido positivo en los controles antidopaje que se le han administrado, ya que muchas de los esteroides que se utilizan hoy en día son diseñados con el fin de que no sean detectables en tales pruebas. En esos casos, y cuando existan sospechas, habría que analizar otras características como cambios físicos radicales y mejoras injustificable en marcas personales.

Los efectos secundarios comunes que se asocian al uso de esteroides son el acné, la caída del cabello, aumento de tamaño de las extremidades y en algunos casos la cabeza, disminución de los testículos, cambios en la voz, mal carácter y depresión.

Entre los atletas que utilizaron lo servicios de Balco, tal como lo indica “Game of Shadows” se encuentran los medallistas olímpicos Marion jones y Tim Montgomery, el jugador de fútbol americano Bill Romanowski, y los peloteros Barry Bonds, Jason and Jeremy Giambi, Benito Santiago, Bobby Estalella, Marving Bernard, Randy Velarde y Armando Ríos.

Barry Bonds y Marion Jones han negado su asociación con BALCO aun cuando las pruebas recabadas por “Juego de Sombras” demuestran lo contrario.

Otro libro publicado el año pasado sobre el mismo tema titulado “Juice” y escrito por José Canseco, sin dudas el precursor en cuanto al uso de esteroides en las Grandes Ligas, hace otras revelaciones que, por su carácter sensacionalistas, no fueron tomadas muy en serio. Canseco menciona en “Juice” que Mark McGwire, Jason Giambi, Iván Rodríguez, Sammy Sosa, Ken Caminiti, Juan González y Rafael Palmeiro, entre otros, en algún momento de sus carreras experimentaron con estimulantes y esteroides.

Aun cuando “Juice” dista mucho de la investigación periodística de “Game of Shadows”, el tiempo le ha dado la razón a Canseco:

- McGwire no ha podido defenderse, de hecho cuando se le pregunto bajo juramento si había consumido esteroides en su carrera decidió contestar que prefería no hablar del pasado.
- Jason Giambi, también implicado en “Game of Shadows” reconoció públicamente haber consumido esteroides, “La Crema”, “La Clara” y otras sustancias.
- Ivan Rodriguez no ha admitido nada pero se presento en el 2005 con 30 libras menos de peso levantando seria sospechas.
- Sammy Sosa mantiene su inocencia.
- Ken Caminiti confeso a Sport Illustrated el haber consumido esteroides en la temporada donde fue nombrado el jugador más valioso de la Liga Nacional.
- Juan González prácticamente desapareció del béisbol por lesiones que normalmente están asociadas con el uso y abuso de esteroides, y
- Rafael Palmeiro, quien negó bajo juramento en el Congreso de los Estados Unido, haber consumido cualquier tipo de sustancia prohibida, salio positivo a finales de la temporada del 2005 por el esteroide estanozolol, casualmente el mismo estimulante que utilizo el canadiense Ben Johnson para romper el record de los 100 metros en 1988.

“Game of Shadows” también nos indica que en unas pruebas antidopaje anónimas realizadas por las Grandes ligas en el 2002 se comprobó que el 7% de los peloteros habían salido positivo por consumo de distintos tipos de esteroides. Tal porcentaje representa el equivalente, si lo llevamos a números reales, a dos equipos completos. Eso sin contar a aquellos jugadores que utilizaron esteroides más avanzados indetectables. La situación en la ligas menores es también preocupante sobre todo por la cantidad de jugadores latinoamericanos que han sido suspendidos recientemente.

El boxeo es otro deporte afectado por el consumo de esteroides. Dos peleadores de la talla de Fernando Vargas y James Tooney fueron suspendidos por haber consumido esteroides antes de sus peleas con Oscar De la Hoya y John Ruiz respectivamente.

“Game of Shadows” es solo una muestra más de lo que se ha convertido el deporte en los últimos tiempos principalmente por el dinero que rodea los grandes eventos. Los atletas saben que un segundo menos en una carrera de 100 metros, 20 jonrones mas por temporada o mayor fuerza en los golpes, puede significar millones de dólares en ganancias.

martes, abril 18, 2006

Prohibiciones en la firma de peloteros


Hoy continuaremos analizando otras normas de la Constitución de las Grandes Ligas que regulan directamente la firma de peloteros. Como ya hemos mencionado en otras columnas, la Constitución de las Grandes Ligas reglamenta las operaciones de los scouts que trabajan oficialmente para los equipos de las mayores en Venezuela.

La Regla (3)(b) establece: “A menos que haya sido autorizado por escrito por el Comisionado, ningún equipo de las mayores o menores puede utilizar, en sus negociaciones con los peloteros, un contrato que difiera del Contrato Único de Ligas Mayores o Menores. Todos los contratos se firmarán en duplicado y el jugador debe retener un ejemplar original”

En otras palabras, no está permitido que los scouts o representantes de los equipos de las Grandes Ligas utilicen convenios distintos al Contrato Único de Ligas Menores a la hora de firmar prospectos en nuestro país.

En el caso que un pelotero haya firmado con algún equipo de Grandes Ligas un pre-contrato, o cualquier instrumento legal distinto al Contrato Único de Ligas Menores, debe entender que eso no lo amarra legalmente a tal equipo y que además pudiera demandarlo por haberlo hecho firmar un convenio en violación de la Regla (3)(b). En tal sentido la Regla 3(f)(1) indica: “Cualquier acuerdo oral o escrito que viole lo establecido en estas reglas (incluyendo la utilización de contratos que difieran del Contrato Único de Ligas Mayores o Menores) debe ser declarado nulo, y el scout o empleado del equipo infractor de ligas mayores o menores que participó en tal violación debe ser sujeto a las penas que el Comisionado, o su designado, disponga”

Otra área importante de analizar es la contenida en la Regla 3(g)(1), la cual consagra: “Cualquier equipo o representante o agente del mismo que sugiera, procure o influencie de cualquier manera a un estudiante para que abandone la escuela, bachillerato o instituto técnico, o para que no participe en el béisbol menor, salvando los casos en que puede hacerlo y que están establecidos en estas reglas, estaría violando esta norma y será sujeto a sanciones”

Los que dudan que la Regla 3(g)(1) deba aplicarse al proceso de firma de peloteros en nuestro país, ya que la misma sólo afectaría tales procesos en los Estados Unidos, Canadá y Puerto Rico, deben leer lo establecido en el enunciado de la misma Regla 3(g) que indica: “Las siguientes reglas regulan los contactos y tryouts de todos los jugadores amateurs”. Hay una máxima de derecho que expresa: “donde no distingue el legislador no debe distinguir el intérprete”. En el caso mencionado, los prospectos venezolanos son también jugadores amateurs y por lo tanto sujetos a la aplicación de la Regla 3(g)(1), al no establecerse ninguna distinción o excepción en la misma, tal como si ocurre con otras normas de la Constitución de las Grandes Ligas .

Para comunicarse conmigo pueden escribir a: gerenciadeportiva@gmail.com o ver el blog: www.gerenciadeportiva.blogspot.com

martes, abril 11, 2006

Latinos y Estadísticas


Esta semana hablaremos de algunas estadísticas interesantes que han sido publicadas recientemente.

En el 2006, el 27.4 por ciento de los peloteros en las mayores nacieron fuera de los Estados Unidos. Esto significa que de los 813 jugadores en los rosters de los equipos de las Grandes Ligas, 747 activos y 66 en la lista de lesionados, 223 son extranjeros. La República Dominicana es el país con más representantes con 85, seguida por Venezuela con 43.

Es bueno recordar que en el 2005, el 29.2 por ciento de los peloteros en la Gran Carpa (224) eran foráneos. Por lo cual, las cifras del 2006 reflejan una pequeña disminución tanto en porcentaje como en números totales.

Lo que resulta aun más impactante son las estadísticas de las ligas menores, donde de los 6.568 jugadores bajo contrato, 2.964, o el 45.1 por ciento, no son estadounidenses. De esos 2.964 peloteros, aproximadamente un 55% nacieron en la República Dominicana y un 28% en Venezuela.

Un buen número de los jugadores dominicanos y venezolanos de ligas menores se encuentran desarrollando sus carreras en las llamadas ligas de verano de ambos países. Esto se debe a que por restricciones impuestas por el Gobierno de los Estados Unidos, en cuanto al número de visas de trabajo disponibles para peloteros de ligas menores, sólo un total aproximado de 900, 30 por equipo, pueden viajar al norte.

Aún cuando la cantidad de jugadores venezolanos y dominicanos en ligas menores es bastante alta, la aclamada publicación “Baseball America”, sólo incluye a 7 dominicanos y 6 venezolanos en su lista anual de los 100 mejores prospectos. Los 6 venezolanos en tal lista son: Carlos González-Arizona (32), Aníbal Sánchez-Florida (40), Elvis Andrus-Atlanta (61), Yusmeiro Petit-Florida (69), Javier Herrera-Oakland (74) y Ronny Cedeno-Chicago Cubs (94).

El promedio de los bonos de firma otorgados a los 100 primeros peloteros escogidos en el draft, que cubre a jugadores de los Estados Unidos, Canadá y Puerto Rico, en el 2005 fue de más de un millón de dólares.

En Latinoamérica, hay dos posiciones en cuanto al promedio de bonos de firma. La primera dice que está alrededor de los 5 mil dólares, fundamentándose en algunas publicaciones como el Washington Post. La otra, sostenida por algunas organizaciones de Grandes Ligas, que indica que dicho promedio es más o menos unos 27.000 dólares. Independientemente de la cifra que se seleccione, todavía sale mucho más económico firmar a un pelotero en Latinoamérica que en los Estados Unidos, Canadá o Puerto Rico a través del draft. Cuando tal realidad cambie nos incluirán en el Draft.

Por último, en la lista publicada por el USA Today de los 100 mejores jugadores para las ligas de fantasy se encuentran 7 venezolanos: Santana (8), Cabrera (13), Abreu (15), Zambrano (25), F. Hernández (58), Fco. Rodríguez (71) y F. García (93).

Para comunicarse conmigo pueden escribir a: gerenciadeportiva@gmail.com o ver el blog: www.gerenciadeportiva.blogspot.com

martes, abril 04, 2006

La Regla de los 17 años


Una de las normas en la Constitución de las Grandes Ligas que afecta directamente la firma de peloteros en Latinoamérica es la 3(a) (A) o también llamada Regla de los 17 años. La Constitución de las Grandes Ligas regula, entre otros aspectos, las operaciones de los scouts que trabajan oficialmente para los equipos de las mayores en Venezuela.

La Regla de los 17 años expresa: “Un jugador que no haya firmado contrato con anterioridad con algún equipo de Grandes Ligas o Ligas Menores, y que no sea residente de los Estados Unidos o Canadá, puede ser firmado si: (a) tiene 17 años al momento de la firma, o (b) tiene 16 años al momento de la firma pero cumplirá 17 años antes de la finalización de la primera temporada para la cual fue firmado o del 1 de septiembre de ese mismo año, lo que ocurra más tarde”

Debemos destacar que la mencionada norma establece claramente los 17 años como la edad mínima que toda persona debe tener para poder firmar un contrato con alguna organización de Grandes Ligas.

La regla también consagra una excepción cuando el jugador tiene 16 años y ésta consiste en que para que la negociación sea válida, el pelotero debe cumplir los 17 antes de la finalización de su primera temporada profesional o del 1 de septiembre de ese año. Por ejemplo, Félix Hernández firmó a los 16 años y 2 meses en el 2002. La primera temporada profesional del derecho de los Marineros de Seattle fue en el 2003 cuando ya había cumplido los 17. Félix Hernández, siguiendo lo que indica la regla, no podía participar en las ligas menores en el 2002, ya que el lanzador no cumplió los 17 en tal año.

Nadie puede firmar un contrato a los 15 años. Tampoco están permitidos los convenios entre equipos de las mayores y jóvenes de 15 o 14 años con el fin de amarrar al jugador a futuro, ya que tales acuerdos violarían otras disposiciones contenidas en la Constitución de las Grandes Ligas y en el Contrato Estándar de Ligas Menores.

La norma 3(a) (A) no impide que los scouts observen, inviten y evalúen a los prospectos antes de que estos cumplan la edad mínima en que pueden ser firmados. Esto quiere decir que es legal que un scout invite a un pelotero que tenga 15 años a pasar un tiempo en una academia con fines de evaluación. Sin embargo, hay que destacar que ningún jugador puede estar en una academia por más de 30 días sin haber sido firmado.

Ricardo Aramboles, Félix Arellan, Winston Abreu, Adrián Beltre, Jossephang Bernhardt, Laumin Bessa y Wilson Betemit son sólo algunos casos de peloteros que fueron firmados en violación de la Regla de los 17 años. Debido a que el Comisionado del Béisbol tiene la última palabra en los juicios por irrespeto a esta norma, los peloteros firmados ilegalmente no necesariamente son declarados agentes libres.

Para comunicarse conmigo pueden escribir a: gerenciadeportiva@gmail.com o visite el blog: www.gerenciadeportiva.blogspot.com

sábado, abril 01, 2006

Principios de la Gerencia Deportiva

El deporte profesional se ha venido sofisticando con el paso del tiempo, forzando a todos quienes trabajan en cargos gerenciales a conocer temas como mercadeo, derecho, economía, finanzas y organización de eventos por citar solo algunas de las áreas más comunes. El propósito de esta columna es proveer información, ejemplos, teorías y soluciones a todas aquellas organizaciones y personas involucradas con el deporte.

Los programas de Gerencia Deportiva o Sport Management en las principales universidades de los Estados Unidos y Europa han sufrido cambios fundamentales en los últimos años. Lo que inicialmente era un programa destinado a la preparación de atletas de alta competencia, especialmente para eventos olímpicos, tiene ahora un enfoque mucho más gerencial, al punto que ahora dichos estudios forman parte de las escuelas de negocios de las respectivas universidades. Ese cambio no es coincidencial, ahora más que nunca el deporte es un negocio que mueve miles de millones de dólares en todo el mundo y es fundamental que todos aquellos encargados de la toma de decisiones en organizaciones deportivas, llámese equipo, liga, asociación, etc, estén preparados para enfrentar y solucionar los posibles problemas que puedan surgir.

En Venezuela todavía estamos dando los primeros pasos en el mundo de la Gerencia Deportiva por lo que uno de los objetivos de esta columna es ayudar a quienes deseen incorporar en sus áreas de trabajo, conceptos que ya son utilizados frecuentemente con éxito en organizaciones como la NBA o las Grandes Ligas. Es bueno aclarar que muchas veces tendremos que tropicalizar dichos conceptos y adaptarlos a nuestra realidad para que funcionen. De la misma manera buscaremos resaltar casos exitosos en nuestro país para ir creando una literatura que lamentablemente no existe.

Es importante tomar en cuenta que cuando toquemos temas como mercadeo, finanzas, economía o derecho, los estaremos analizando desde el punto de vista de su aplicación al deporte. Ya no se habla de los conceptos básicos de mercadeo y el deporte, ahora hablamos de mercadeo deportivo que surge de la fusión entre los principios fundamentales del mercadeo y las características del deporte. Esa misma interpretación se aplica a la economía, finanzas y el derecho deportivo.

Finalmente quisiera agradecer a Víctor José López por darme la oportunidad de compartir todos estos conceptos con la gran cantidad de lectores de Meridiano.

March Madness

Esta semana hablaremos sobre el torneo de baloncesto universitario llamado “March Madness” o “la locura de marzo”, uno de los eventos deportivos más importantes, tanto en sintonía como en dinero, en los Estados Unidos.

El “March Madness” consiste en reunir a los mejores equipos de baloncesto universitario de los Estados Unidos en una competencia que tiene un formato muy parecido al utilizado en los torneos de tenis. Se hacen cuatro divisiones y a cada universidad se le asigna un puesto de acuerdo a su actuación durante la temporada regular. Los 4 mejores equipos se siembran como número 1 en cada grupo y los más débiles de 16. Esto quiere decir que, en cada división, el 1 enfrentará a 16 en la primera ronda, el 2 contra el 15 y así sucesivamente. El que gana, pasa a la segunda ronda y el que pierda ‘se va para su casa’, lo que hace que todos los juegos sean decisivos, aumentando así la emoción de los mismos.

De cada división sale un equipo al “Final Four” o la “Final de los Cuatro”, evento que tradicionalmente tiene sintonía similar o incluso mayor a otros espectáculos como el Super Bowl, la Serie Mundial y la Final de la NBA.

Los jugadores más destacados en el “March Madness” generalmente saltan al profesional y son escogidos por los equipos de la NBA en las primeras rondas del Draft o Proceso de Selección de Talentos. Este ciclo se repite año tras año.

Uno de los aspectos más importantes del “March Madness” es que genera tanto dinero, por la publicidad y el contrato de televisión, que muchas universidades estadounidenses prácticamente viven y se financian con el ingreso que les corresponde por su participación en el mismo, especialmente si avanzan al “Final Four”.

Algunos de los programas con más tradición en el baloncesto universitario norteamericano como Duke, Carolina del Norte, Indiana y Kentucky gastan millones de dólares, cada año, en los sueldos de los directores técnicos, así como en el proceso de búsqueda de talento y recluta. Los jugadores no devengan salarios en el baloncesto universitario, aún cuando reciben becas completas, que dependiendo del programa y calidad de la universidad donde estén, se puede traducir en cientos de miles de dólares.

El deporte universitario en los Estados Unidos permite que los atletas en general se formen académicamente mientras pulen sus destrezas atléticas. Seria ideal que siguiéramos ese ejemplo para así dejar de producir peloteros o jugadores de baloncesto que no tienen la preparación académica suficiente como para incorporarse al mercado de trabajo una vez terminada sus carreras profesionales. El deporte está creando una carga social en nuestro país cuyo impacto debe analizarse con seriedad.

Principios del Derecho Deportivo

La Gerencia Deportiva, tal como está siendo estudiada a nivel mundial, analiza con profundidad cuatro materias fundamentales: Mercadeo, Derecho, Economía y Organización de Eventos. Desde esta semana iniciaremos un análisis más a fondo de cada una de esas áreas, comenzando por el derecho deportivo.

Las reglas del juego, aún cuando son un requisito esencial de todo deporte, ya sea profesional o amateur, no son la base de lo que se conoce como Derecho Deportivo. Dichas “reglas” existen incluso en las tradicionales “caimaneras” ya que de lo contrario simplemente no se podría jugar. Lo que verdaderamente diferencia al deporte organizado de las caimaneras es la presencia de una serie de normas, de obligatorio cumplimiento, que regulan la relación equipo-equipo, equipo-jugador, equipo-liga, y liga-terceros.

El béisbol de las Grandes Ligas, por tomar un ejemplo, tiene una serie de principios básicos establecidos en las Reglas de las Grandes Ligas o “Major League Rules” que revisaremos en próximas columnas. Dichas reglas afectan principalmente la relación entre equipo-equipo y equipo-jugador de ligas menores, ya que estos no tienen un sindicato que los representen.

La relación equipo-jugador de ligas mayores está contenida en el Convenio Colectivo de Trabajo que negocian las Grandes Ligas con la Asociación de Peloteros cada cierto tiempo. Es importante aclarar que toda norma que afecte de alguna manera la vida de los peloteros de ligas mayores debe ser negociada obligatoriamente con la Asociación de Peloteros para que tenga validez.

Como el béisbol es ahora un deporte globalizado debemos incluir en nuestro análisis una serie de convenios entre las Grandes Ligas y terceros. Entre esos documentos se encuentran los firmados entre dicha organización y las Ligas de Béisbol Japonesa, Coreana y Australiana, así como el llamado “Acuerdo Invernal”. Por último, las Grandes Ligas se han venido diversificando y ahora son socios en muchos negocios. Esos contratos con compañías privadas, como ESPN, también deben ser analizados ya que afectan el funcionamiento del negocio del béisbol.

En conclusión, el deporte profesional y sus respectivas ligas tienen una serie de vertientes legales que deben conocerse para poder entender cómo estas organizaciones funcionan fuera del terreno de juego.

Derecho Deportivo

La importancia del derecho deportivo es cada vez más evidente. Hoy en día casi todos los aspectos que tienen que ver de forma directa o indirecta con el desarrollo de cualquier actividad deportiva están afectados por leyes, normas, reglamentos, tratados y otros instrumentos de índole legal.

Es común hablar de béisbol y mencionar conceptos como agentes libres, waivers, derechos de transmisión, juegos de fantasía (o fantasy games), bonos de firma, fatiga extrema, el acuerdo invernal (o winter league agreement), etc. Al hacerlo y sin darnos cuenta nos estamos refiriendo a temas que han venido apareciendo poco a poco gracias a demandas o regulaciones internas de organizaciones como las Grandes Ligas. De la misma forma, otros deportes han venido incorporando dentro de sus actividades diarias asuntos que hasta hace poco eran manejados solamente por abogados externos.

Una característica importante del derecho deportivo es que, a diferencia de otras ramas del derecho, su aplicación e interpretación no está ahora en manos de abogados sino de gerentes de equipos, federaciones, sindicatos y ligas. Esta realidad ha causado confusión y es por ello que el Escritorio Jurídico Bolinaga, Levy, Márquez & Canova se ha dado a la tarea de organizar el primer Congreso de Derecho Deportivo en nuestro país a desarrollarse en las instalaciones del Hotel Tamanaco los días 16 y 17 de marzo.

Los ponentes que participaran en el Congreso son verdaderos expertos y eso permitirá que muchas de las interrogantes legales que giran en torno al deporte profesional y amateur en Venezuela y el mundo sean analizadas con profundidad.

Los principios legales de la industria deportiva, el patrocinio deportivo y la publicidad en eventos deportivos, derechos de imagen de los deportistas, derechos de transmisión audiovisual de eventos deportivos, relación entre el deportista, el agente y el equipo, las Grandes Ligas, la Fifa y su relación con Latinoamérica, el merchandising o mercadeo de entidades y símbolos deportivos, la reforma de la Ley del Deporte, la responsabilidad penal y civil derivada del deporte, la publicidad, la Ley Resorte y el deporte en Venezuela, son sólo algunos de los temas a tratar.

Si deasean más información acerca de este evento, escriban a la dirección de correo electrónico que aparece al final. Eventos como el primer Congreso sobre Derecho Deportivo deben estimularse para así ir creando un espacio académico reservado al deporte.

Ambush Marketing

El término “ambush marketing” o “mercadeo de emboscada” define una estrategia usada por distintas compañías a nivel mundial, con el fin de beneficiarse de la popularidad de un evento, al dar la impresión que ellos son patrocinantes oficiales, cuando en realidad no lo son. El mercadeo de emboscada ha sido utilizado exitosamente en maratones, torneos de tenis y mundiales de fútbol, pero sin lugar a dudas que son las Olimpiadas las más afectadas por tal actividad.

La mejor manera de entender este concepto es recordando lo que pasó en las Olimpiadas de Atlanta en 1996. En esa oportunidad Reebok compró los derechos por 50 millones de dólares para ser el calzado deportivo oficial del evento. Nike, lejos de concentrarse en otros espectaculos deportivos, decidió invadir a la ciudad de Atlanta con vallas publicitarias y al resto de los Estados Unidos con innumerables propagandas en la televisión y radio, en los días anteriores a la inauguración de los Juegos. Al finalizar las Olimpiadas varios grupos de mercadeo hicieron encuestas en los Estados Unidos, y en un porcentaje altísimo, los encuestados identificaron a Nike como el calzado deportivo oficial de Atlanta 96.

Una de las razones que ha motivado el mercadeo de embocada es la imposibilidad de muchas empresas de adquirir los derechos como patrocinantes oficiales de un determinado evento por ser estos demasiado costosos. Otra de las razones ha sido la corrupción y los intereses personales que muchas veces han interferido en el proceso de adquisición/venta de estos derechos.

Aun cuando las compañías que han utilizado el mercadeo de emboscada no están violando ninguna ley, es importante aclarar que tal actividad podría reducir los ingresos que reciben entes como el Comité Olímpico Internacional (COI) por concepto de venta de patrocinios oficiales. Esto se debe a que empresas como Rebook no volverían a gastar 50 millones en otros Juegos Olímpicos a menos que se les garantice que su marca será reconocida como la marca oficial de las Olimpiadas. Por esa razón, organizaciones como el COI deben proteger la inversión de sus patrocinantes oficiales a como de lugar, ya que ellos no se benefician de los ingresos de compañías que utilizan el mercadeo de emboscada.

En las recientemente finalizadas Olimpiadas de Invierno, el COI prohibió al presidente de la selección de hockey de Canadá que diera una rueda de prensa con una camisa de una marca que no era la que tenía los derechos de patrocinante oficial. Tal medida, para muchos exagerada, es sólo un indicio de lo que podríamos ver en un futuro, cuando los derechos oficiales lleguen a costar cifras astronómicas y los dueños de estos derechos estén en mejor posición de actuar en caso de alguna emboscada.

El Futuro del Clásico Mundial de Béisbol

El futuro del Clásico Mundial de Béisbol no está garantizado. A diferencia del Mundial de Fútbol que cuenta con años de tradición, el Clásico de Béisbol es un torneo que necesita generar la atención de los medios de comunicación y patrocinantes en los Estados Unidos en su primera edición, o simplemente desaparecerá.

Pensar que las Grandes Ligas y la Asociación de Peloteros, organizadores del evento, asumirán las perdidas millonarias que pueda generar el torneo, sobre todo si la selección de los Estados Unidos no llega a la final, además de seguir soportando las críticas publicadas a diario en los distintos periódicos en Norteamérica, sólo para montar una segunda edición del mismo es una utopía. Vivimos en un mundo donde experimentos deportivos, como el Clásico Mundial de Béisbol, deben generar suficientes expectativas e ingresos desde el inicio y, hasta ahora, pareciera que este no ha sido el caso. De hecho, una de las metas de los organizadores es vender 800.000 entradas en las dos semanas y media que dura el Clásico. A mi juicio, este objetivo es difícil de lograr, sobre todo considerando la cantidad de juegos entre selecciones que tienen poca o ninguna tradición jugando béisbol y que por consiguiente atraerán a pocos fanáticos.

Algunos han criticado la decisión de realizar el juego entre Venezuela y la República Dominicana en las instalaciones que utilizan los Bravos de Atlanta para los entrenamientos primaverales en la ciudad de Orlando, cuya capacidad es bastante limitada, y no en el estadio de los Marlins de Florida que puede albergar a más de 50.000 fanáticos. Pienso que esa fue una decisión sabia de la Grandes Ligas, ya que no era necesario arriesgarse a presentar por televisión un juego entre las dos mejores selecciones del torneo en un estadio prácticamente vacío, tal como sucedió con muchos de los partidos del satélite del evento que se realizó en Asia.

Hay muchas preguntas que deben ser respondidas entre hoy y mañana y que no tienen que ver con la actuación de las selecciones en el evento. Posiblemente la interrogante primordial sería ver si la prensa y los medios de comunicación en Norteamérica pueden entender y apreciar el respeto que países como el nuestro o la República Dominicana le tienen al Clásico o si siguen tratando al mismo sólo como una interrupción de los entrenamientos primaverales.

La semana que viene se realizará en el Hotel Tamanaco el Primer Seminario sobre Derecho Deportivo en Venezuela. El mismo está dirigido no sólo a abogados, sino a todos aquellos fanáticos y profesionales que quieran aprender detalles interesantes de cómo se manejan los aspectos legales de la industria del deporte a nivel mundial. Para mayor información pueden llamar al (212) 283-3255.

El Fracaso de la Selección Venezolana en el Clásico Mundial de Béisbol

Esta semana me uniré a la larga e interesante discusión en torno a las razones que ocasionaron el fracaso de nuestra selección en el Clásico Mundial del Béisbol.

En primer lugar me parece injusto culpar a la empresa cervecera patrocinante de lo que pasó con la vinotinto. Dicha empresa ha sido el principal apoyo del deporte en la historia reciente de nuestro país y gracias a sus aportes, podemos disfrutar de una Liga de Béisbol Profesional que es ejemplo a seguir en el Caribe. Al mismo tiempo, el hecho que de alguna manera el proceso de estructuración y preparación del equipo que nos representó estuvo lleno de inconvenientes y decisiones poco acertadas, no debería ser objeto de ataques a diestra y siniestra, especialmente si consideramos que el ente que ha debido encargarse de tal compromiso, como lo es la Federación Venezolana de Béisbol, ha reconocido públicamente que no estaba preparado para ello.

El nombramiento de Luís Sojo como manager de la selección, en el papel, no fue una decisión descabellada. Sojo no sólo tiene una larga experiencia como jugador profesional sino que además había trabajado codo a codo con uno de los mejores estrategas del béisbol de las Grandes Ligas: Joe Torre. Sin embargo, Luís demostró que ser manager no es una tarea fácil y sus decisiones, tanto en el terreno de juego como fuera de el, resultaron altamente criticables.

En cuanto a la estructuración del roster, hay dos posiciones completamente distintas:

- Una que defiende la presencia de los Grandes Ligas, muchos de lo cuales son “Líderes” gracias a lo que han venido haciendo en el terreno de juego y no a favores corporativos, ya que esta fue la manera como se concibió el Clásico desde el principio;

- La otra que indica que hubiera sido mejor darle oportunidad a jugadores con menos experiencia pero con más ‘hambre’ en el terreno de juego.

Sostengo que independientemente de la posición que se escoja, a la hora de armar una nueva selección, no se lograrán resultados positivos a menos que exista una mística de trabajo y se asuma el compromiso con seriedad y responsabilidad.

En vez de culpar al formato del torneo o a las limitaciones de las organizaciones de Grandes Ligas, Manny Acta declaró sabiamente que la culpa de que algunos jugadores dominicanos no se presentaron 100% en forma en el Clásico sólo debería recaer sobre esos mismos peloteros, ya que la fecha del evento se había establecido con bastante anticipación. Ese tipo de reflexión y autocrítica deben hacerla quienes tuvieron en sus manos el manejo de la vinotinto y no asumir una posición de encubrimiento, ya que eso los hace cómplices.

A mi juicio, el Clásico Mundial de Béisbol nos ayudó a entender que por más talento y buenas intenciones que tengamos, el éxito en ese tipo de eventos lo consiguen aquellas selecciones que trabajan en equipo y dejan a un lado la historia, números y fama que rodean a muchos de sus integrantes.

La Firma de Peloteros en el Japón

Esta semana hablaremos sobre la firma de peloteros y la liga japonesa. Nuestra próxima columna será dedicada a la regla V del draft, para luego saltar al mundo del mercadeo deportivo.

La firma de peloteros que intervienen en el béisbol nipón está regulada por un acuerdo firmado entre las Grandes Ligas y la Liga Japonesa. Ese trato no es único, pues existen convenios similares que afectan a la pelota profesional en Corea y Australia. El Acuerdo Invernal no regula la firma de peloteros en Latinoamérica, pero eso lo trataremos en un futuro.

La intención principal del acuerdo entre las Grandes Ligas y la Liga Japonesa es regular la forma como los equipos de las mayores firman jugadores en Japón. Los asiáticos argumentaron que de no existir limitantes en ese proceso, su existencia estaría en peligro pues la mayoría de sus peloteros podrían preferir irse a jugar a Estados Unidos, sobre todo si se toma en consideración que ambas temporadas se desarrollan casi al mismo tiempo.

Los peloteros japoneses bajo contrato con algún equipo de la liga de ese país pueden negociar con las organizaciones de Grandes Ligas de dos maneras:

1)Los jugadores con menos de 10 años de carrera profesional en Japón, deben pasar por una especie de subasta, parecida a las transferencias en el fútbol. El sistema funciona asi: Si hay algún equipo de Grandes Ligas interesado en cierto pelotero, debe notificar su intencion al comisionado del béisbol japonés. El comisionado japones hará un llamado al resto de los equipos de las mayores para que sometan una cifra para poder negociar con el jugador en cuestión y adjudicará ese derecho a quien someta el monto más alto. Una vez adjudicado el derecho a negociar, el equipo de las Gran Carpa y el pelotero nipón pueden llegar a un acuerdo económico. Es importante desctacar que el pelotero tiene la posibilidad de quedarse en la Liga Japonesa en cuyo caso se le devolvera al equipo el monto pagado en la subasta.

2)Los jugadores japoneses con más de diez años en dicha liga son agentes libres y pueden firmar con cualquier equipo de las mayores cuando lo deseen. Esta es la forma más común que ha utilizado las Grandes Ligas para alimentarse de talentos como Ichiro, Hideki Matsui y recientemente Kenji Johjima.

El convenio anteriormente mencionado no afecta a los jugadores que provienen de otros países. De allí que el destino de Alex Cabrera sólo estaba regido por el contrato firmado anteriormente con los Leones del Seibu. El dominicano Alfonso Soriano es un ejemplo de peloteros extranjeros que llegaron a las mayores desde Japón en su caso desde el Hiroshima Toyo Carp, sin necesidad de cumplir con los pasos del acuerdo.

La Regla V

Esta semana se desarrollan las reuniones invernales de los equipos de Grandes Ligas donde, año tras año, se negocian cambios importantes. Otro de los aspectos fundamentales de esas reuniones es la selección de jugadores según la Regla V.

La Regla V está consagrada en las Reglas de las Grandes Ligas, o Major League Rules que es el documento principal, junto al Convenio Colectivo de Trabajo firmado con la Asociación de Peloteros, que rige al béisbol mayor. Estas reglas fueron redactadas en 1920 por Kenesaw Mountain Landis, el primer comisionado del béisbol de las Grandes Ligas, pero han sufrido una serie de modificaciones. Antes de la selección del Juez Landis como comisionado, las decisiones eran tomadas por un triunvirato formado por un dueño de equipo de la Liga Nacional, uno de la Liga Americana y uno elegido por estos dos. Quien quiera entender lo que pasa en el béisbol mayor debe leerse, tanto estas reglas como el convenio colectivo de trabajo.

La finalidad de la Regla V es evitar que los equipos acumulen prospectos en sus sucursales. La mencionada regla establece que los equipos de las mayores deben proteger hasta 40 peloteros en su roster que tengan entre tres y cuatro años firmados, dependiendo si lo hicieron luego de cumplir 19 o antes de los 18 años respectivamente. Ninguno de estos 40 jugadores podrá ser reclamado por otro equipo. Los demás peloteros que, cumpliendo con esos requisitos, no sean protegidos, podrán ser seleccionados en un draft por el resto de los equipos de las Grandes Ligas.

Cuando un equipo selecciona a un jugador utilizando la Regla V, se compromete a tenerlo todo el año en las mayores y además deberá pagar 50 mil dólares al equipo que lo firmó inicialmente. Si el equipo de las mayores no cumple con el compromiso de mantenerlo en su roster por toda la temporada, deberá devolverlo al equipo que inicialmente lo firmó y recibirá 25 mil dólares como compensación, lo que significa que pierde 25.000 dólares en la transacción.

Debido a la obligación de tener al jugador toda la temporada en el equipo grande, sólo un promedio de 15 peloteros son seleccionados cada año. Roberto Clemente, Edgar Ramos, Wilfredo Ledesma y William Cañate son algunos de los jugadores que consiguieron su primera oportunidad en la gran carpa gracias a la aplicación de la Regla V.

El Salón de la Fama del Béisbol

Voy a aprovechar la polémica que levantó la reciente selección de Bruce Sutter al Salón de la Fama del Béisbol Americano (SDLFA) para expresar mi opinión sobre una institución que ha adquirido, injustificadamente, un estatus sólo reservado a las religiones más importantes del mundo.

Es importante destacar que las 520 personas que eligen a los nuevos integrantes del SDLFA son periodistas que cubren la fuente del béisbol en los Estados Unidos. Dichos periodistas deben ser miembros activos, por más de una década, de la Asociación Americana de Escritores de Béisbol.

El SDLFA es una institución, que por su constitución, tiene un enfoque extremadamente estadounidense y con poco interés de lo que pasa en el resto del mundo. Muchas veces el SLDFA ha reflejado en sus selecciones y decisiones los perjuicios raciales que ha caracterizado a la sociedad americana a lo largo de su historia.

¿Cómo es posible que mientras el béisbol se ha globalizado y casi el 30% de los peloteros que actualmente están en las Grandes Ligas vienen de países latinoamericanos, menos de 1% de los que seleccionan a los nuevos integrantes del SDLFA sean latinoamericanos? ¿Es que nosotros –los latinos- no entendemos ese deporte o lo que significa?

¿Cómo es posible que mientras el SDLFA ha “elevado” a cientos de peloteros americanos blancos, que de alguna manera contribuyeron a que el béisbol se convirtiera en lo que es actualmente, la misma institución ha ignorado abiertamente el aporte de peloteros como Alejandro y Alfonso Carrasquel, sólo por citar a dos, quienes también cambiaron al béisbol al abrirle camino a otras generaciones de latinos? ¿Por qué el SDLFA reconoce la labor de Branch Rickey, responsable de firmar a los primeros peloteros latinos, por haber sido un visionario e ignora al mismo tiempo el aporte de esos primeros peloteros latinos?

¿Por qué el SDLFA no tiene ninguna exhibición sobre el béisbol en el Caribe, ni reconoce abiertamente su importancia?

La inmortalidad de un jugador no es dada por la votación de un grupo de periodistas que, en muchos casos, quizás no sepan ni les interesa la contribución de nuestros peloteros. La inmortalidad de Carrasquel, Concepción, Aparicio, Davalillo, Tovar, y otros tantos, se la damos nosotros los fanáticos, con la aprobación del paso del tiempo. A mi que no me incluyan entre los seguidores de un culto pagano como el SDLFA que le ha causado mas daños que beneficios al béisbol, al ignorar aspectos fundamentales de su historia.

Mercadeo Deportivo

La historia de la unión del mercadeo y el deporte profesional es reciente. Tradicionalmente las ligas profesionales se encargaban de la organización del respectivo campeonato o evento y dejaban la responsabilidad de mercadear tal producto a empresas externas. La nueva tendencia en el deporte es que las mismas ligas y equipos se encarguen internamente del mercadeo.

Una de las razones principales de tal cambio es entender que el “producto” principal en el deporte profesional – el evento en sí –es muy distinto a cualquier otro “producto” como, por ejemplo, desodorantes. Esa realidad ocasiono que muchas empresas exitosas en la promoción de desodorantes no lograban el mismo éxito en la promoción de juegos de fútbol. Vale la pena destacar que las promociones son sólo un aspecto particular de una estrategia de mercadeo.

Este tipo de producto en el deporte profesional tiene las siguientes características:
1) Inconsistente: los equipos normalmente ganan tanto juegos como pierden y eso es un reto a la hora de diseñar una estrategia de mercadeo. Una de las características principales de cualquier producto de consumo masivo es la consistencia del mismo. Cuando uno compra un televisor asume automáticamente que éste funcionará. Lo máximo que puede ofrecer una liga o equipo profesional es la percepción de calidad e integridad, más no resultados;
2) Emocional: nada levanta más emociones que el deporte y eso debe mercadearse. Nadie va a un supermercado y al ver un melón da gritos y abraza al desconocido que tiene a un lado, ese tipo de reacciones esta casi exclusivamente reservada al deporte;
3) Amplio: el “target” (o blanco) en el deporte es amplísimo, desde niños hasta ancianos comparten las mismas ilusiones;
4) Subjetivo: un producto de consumo masivo debería generar el mismo resultado y reacción en todos sus consumidores. El deporte, por otro lado, genera distintas emociones a distintos tipos de fanáticos; y
5) Se produce y consume al mismo tiempo: el producto en el deporte profesional se produce simultáneamente al momento en que se consume. Uno compra unas entradas para ver un juego pero nadie puede garantizar lo que sucederá ese día y es precisamente el mantener esa incertidumbre lo que genera confianza en las ligas. Unos días veremos buenos juegos. Otros días saldremos molestos con nuestro equipo, pero siempre pensaremos en regresar y eso es una diferencia fundamental con cualquier otra actividad que se desarrolle en vivo. Si a me decepciona un concierto es muy poco probable que vuelva a comprar entradas para ver ese grupo en un futuro.

Entender el “producto” principal en el deporte profesional es crucial para diseñar una estrategia de mercadeo que le saque provecho a sus características. La nueva tendencia demuestra que las ligas profesionales y los equipos están en una mejor posición para entender tal realidad y lograr más fanáticos y patrocinantes.

Principios del Mercadeo Deportivo

Uno de los conceptos de uso más frecuente en los distintos programas de Gerencia Deportiva indica que el Mercadeo Deportivo consiste en todas las actividades diseñadas para llenar las necesidades e impulsos de los consumidores del mundo del deporte. Dicho concepto, aun cuando parece sencillo, refleja un cambio fundamental en la forma como las ligas y federaciones deportivas a nivel mundial están enfocando sus estrategias de mercadeo.

Desde hace mucho tiempo las distintas ligas profesionales, federaciones, asociaciones y otros entes deportivos entendieron que el juego, o evento en sí, sólo es uno de los elementos disponibles para obtener ingresos, principalmente por vía de entradas, derechos de transmisión y publicidad en el estadio. Dichas organizaciones han comenzado a explorar distintas alternativas como licencias en general, venta de uniformes originales, juegos de fantasía o fantasy games, libros, exhibiciones, barajitas y videos. El deporte genera una gran cantidad de necesidades en los fanáticos, el reto es identificarlas y sacarle provecho desde el punto de vista económico.

Es importante resaltar que la finalidad del mercadeo deportivo es lograr el posicionamiento de un producto en el mercado a diferencia de las llamadas promociones cuyo objetivo es motivar o persuadir a los consumidores a actuar. Dicha aclaratoria la hago ya que muchas veces la gente confunde lo que es mercadear un producto con la promoción del mismo.

En Venezuela podemos indicar que también hemos visto una evolución en cuanto a la estrategia de mercadeo en las distintas ligas profesionales, especialmente el béisbol, ya que no hace mucho tiempo era casi imposible conseguir uniformes y gorras originales, barajitas o publicaciones de buena calidad en la calle. De hecho se le atribuye a uno de los antiguos dueños de un equipo del béisbol profesional un comentario que refleja mucho la forma como se desperdició una gran cantidad de ingresos potenciales. Esta persona indicó que los fanáticos no merecían vestir los mismos uniformes y gorras que los jugadores. Tal percepción no era única y de allí que no ha sido sino en los últimos 10-15 años donde hemos visto avances significativos en esa área.

Vale la pena destacar que el éxito en ventas de los productos relacionados con la “Vinotinto” tiene que ser un caso a estudiar ya que pocas veces se ha visto semejante explosión. De ese estudio se pudieran sacar muchas conclusiones importantes que podrían ser aplicadas a los otros deportes en nuestro país.

Mercadeo Deportivo Integral

Uno de los cambios más importantes en el mercadeo deportivo ha sido saltar del enfoque tradicional a lo que hoy se conoce como mercadeo integral.

Usualmente, las ligas, equipos o federaciones deportivas ceden los derechos de comercialización de algún aspecto en específico relacionado con el juego/evento, por un precio determinado, a compañías privadas quienes se encargan de diseñar e implementar la respectiva campaña. En el 2005, por ejemplo, las Grandes Ligas le vendieron a Century 21 los derechos de comercialización del Juego de las Estrellas. Century 21 se encargó desde del diseño de las boletas de votación, hasta de las distintas promociones y propagandas que salieron al aire antes y durante el juego.

Las características fundamentales del mercadeo tradicional son las siguientes: 1) La campaña la maneja exclusivamente el departamento de mercadeo de la compañía en cuestión (Century 21); 2) La relación profesional (Grandes Ligas-Century 21) se limita a la respectiva campaña; 3) Se evalúa la efectividad de la campaña con base en el incremento en la demanda del producto antes y después del evento; 4) Se le atribuye un valor determinado a cada campaña publicitaria.

El mercadeo integral, por su lado, tiene las siguientes características: 1) La campaña publicitaria se desarrolla gracias a un trabajo conjunto entre todos los departamentos de la Liga (Grandes Ligas) y la compañía (Century 21); 2) La relación profesional (Grandes Ligas-Century 21) busca ir más allá de la respectiva campaña; 3) La calidad de la relación (Grandes Ligas-Century 21) tiene tanto peso como lograr el incremento de la demanda del producto; 4) El enfoque con base a resultados a corto plazo se substituye por los beneficios que puede traer la relación entre ambos a largo plazo; y, 5) Se le atribuye mayor valor a la relación comercial (Grandes Ligas-Century 21) que a la campaña en si.

La razón principal por la cual se ha modificado el enfoque tradicional es entender que no son muchas las empresas que pueden y quieren invertir en el deporte. Por ello es más importante crear y mantener una relación profesional donde ambas partes, Liga-Compañía, salgan ganando. El objetivo principal de todas las ligas, equipos y federaciones deportivas debe ser el crear y alimentar una relación a largo plazo con sus patrocinantes principales, aún cuando eso implique reducir el “precio” del producto o licencia a negociar.

El Clásico Mundial de Béisbol y la Participación de Cuba

La Copa Mundial del Béisbol promete ser uno de los eventos deportivos más importantes en el 2006. Lamentablemente, una decisión del gobierno de los Estados Unidos está poniendo en juego su misma existencia.

La Oficina de Control de Bienes en el Extranjero, perteneciente al Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, anunció a las Grandes Ligas que Cuba no puede ser parte del torneo de Marzo, debido a que el régimen de Fidel Castro podría aprovecharse económicamente de tal participación y eso violaría el embargo comercial que existe con ese país desde 1962.

En primer lugar es pertinente aclarar que el embargo comercial que tiene los Estados Unidos contra Cuba es una posición política que ha generado serios debates a nivel mundial. De hecho, la Asamblea General de la Naciones Unidas ha condenado en 14 oportunidades el embargo comercial existente, exhortando a los Estados Unidos a que ponga fin a tal medida. En la última votación sobre dicho tema los resultados fueron 173 votos a favor de la eliminación del embargo comercial y cuatro en contra (de los Estados Unidos, Israel, Las Islas Marshall y Palau).

En segundo lugar, Cuba ya ha participado en un gran número de torneos en los Estados Unidos, incluyendo la famosa serie contra los Orioles de Baltimore que generó la atención mundial. El hecho que sea en esta oportunidad cuando se señale al equipo cubano levanta serias sospechas.

Al mismo tiempo, si la intención es utilizar un torneo deportivo para hacer política entonces el gobierno de los Estados Unidos debería impedir la participación de otros países como China. Asimismo, los países invitados al torneo podrían no participar, alegando las controversiales políticas internacionales implementadas por los Estados Unidos en estos últimos años. Cuando lleguemos a ese punto entonces podremos decirle adiós al deporte tal como lo hemos venido conociendo.

La alternativa propuesta por nuestro país, de servir de sede del Grupo C, formado por Cuba, Puerto Rico, Holanda y Panamá, y de mudar la final a Canadá es aplaudidle. Sin embargo, tiendo a apoyar más la posición de Puerto Rico y de la Federación Internacional de Béisbol de no participar en el torneo por solidaridad con Cuba, ya que no deberíamos aceptar tácitamente una triste decisión al explorar vías alternas. La posición del Gobierno de los Estados Unidos nos da la oportunidad de enviar un mensaje mundial de rechazar la mezcla de la política con el deporte.

Mercadeo del Clásico Mundial de Béisbol

Al acercarnos al Mundial del Béisbol analizaremos el impacto, principalmente en el área de mercadeo, que pudiera generar la ubicación de tal evento en el medio de los entrenamientos primaverales.

El primer inconveniente en relación a las fechas del torneo es que la mayoría de los jugadores y equipos de Grandes Ligas estarían concentrados en completar sus rutinas tradicionales, con el fin de estar a tono para el inicio de la nueva temporada, siendo esta la principal razón por la cual un gran número de las estrellas han decidido no participar en el Mundial. Mercadear un evento que no contará con algunas de sus principales figuras es siempre un problema.

Los fanáticos por su parte, sobre todo en los Estados Unidos y Canadá, parecieran estar más preocupados por las posibles lesiones de los jugadores que participarán en el Mundial que por la actuación de sus selecciones nacionales. Contar con el apoyo del fanático es fundamental a la hora de establecer una estrategia de mercadeo.

Una de las reglas que ha sido criticada, y que es también una consecuencia de la fecha del torneo, es el límite de lanzamientos impuesto a los pitchers. El establecer ese tipo de normas es una acción sin precedentes en competencias deportivas similares y pudiera generar polémicas sobre todo por parte de las selecciones cuyos lanzadores no estén bajo contrato con algún equipo de las Grandes Ligas. La legitimidad de un torneo es crucial para lograr el dinero de los patrocinantes.

Otro problema adicional es la coincidencia con el Mundial de Fútbol y las Olimpiadas de Invierno, ya que en muchos países, incluyendo los Estados Unidos, los presupuestos de mercadeo de una gran cantidad de empresas estaban ya comprometido al tener estos eventos mucha mas tradición y alcance. Es posible que en un futuro estos eventos puedan competir cabeza a cabeza, pero lanzar una iniciativa como la del Mundial de Béisbol en el 2006 es un poco arriesgado.

No hay ninguna duda que el Mundial de Béisbol ha levantado una gran expectativa en países como la Republica Dominicana, Puerto Rico y Venezuela. El potencial económico de un evento como ese es ilimitado; el reto principal de los organizadores es tratar de solventar los problemas aquí analizados y lograr que los fanáticos y el mundo corporativo entiendan que sin su apoyo inicial y total, quizá no volveremos a presenciar una iniciativa parecida.